Logo SPEND IN
Twitter Instagram Pinterest Facebook

 
 
 
PDF Version

art

CIUTAT DE VACANCES

Se puso en marcha en 2015 y se inauguró en mayo de este año en Venecia, ahora el proyecto ‘Ciutat de Vacances’ llega a Mallorca para reflexionar sobre el impacto del turismo y buscar soluciones más respetuosas con el entorno y sus habitantes.

CIUTAT DE VACANCES

Horizontes recortados por la silueta de hoteles de lujo y costas inundadas por toallas y hamacas. En las ciudades de vacaciones agua y cemento se unen para satisfacer los deseos de los turistas. Las catedrales y los monumentos se comercializan, la cultura se vende, la hospitalidad se convierte en reclamo y lo cotidiano es objeto de museo. La turistificación ha transformado emplazamientos únicos en destinos homogéneos, con centros urbanos convertidos en grandes superficies comerciales de franquicias idénticas a lo largo y ancho del mundo, y costas en las que se edifican microcosmos artificiales de hoteles y apartamentos con todos los servicios inimaginables asociados para no tener que abandonar la burbuja.
Ubicadas en el Mediterráneo, cuna de la civilización, ruta de cruceros e icono de sol y playa, cuatro ciudades -Venecia, Palma, Barcelona y Alicante- afrontan un mismo problema: su conversión en lugares para ser vistos y no para ser vividos. Del análisis de esta situación surge ‘Ciutat de Vacances’, un proyecto en el que colaboran Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma, Arts Santa Mònica (Barcelona), IED - Istituto Europeo di Design (Venecia) y el Museo de Arte Contemporáneo de Alicante MACA. El trabajo se inició en 2015 y culmina con una exhibición presentada por primera vez en mayo de este año en el Museo di Palazzo Grimani de Venecia y que se trasladó en julio a Palma, donde permanecerá hasta el 22 de octubre de 2017, en una versión amplificada con artistas nacionales e internacionales y producciones propias.
El objetivo del proyecto, dirigido y comisariado por Nekane Aramburu, es analizar, a través de la creación artística, el impacto del turismo masivo en la estructura económica, el paisaje y la forma de vida de los habitantes de las ‘ciudades de vacaciones’. Los artistas participantes han utilizado todo tipo de disciplinas -como la fotografía, medios audiovisuales y esculturas- para estudiar este fenómeno desde la mirada del anfitrión y del huésped, y reflexionar sobre posibles vías de entendimiento responsables y respetuosas.
‘End of Season’ es una de las series que se pueden contemplar en la exposición, en ella Ángel Marcos usa la fotografía para plasmar la evolución del perfil litoral de Palma, como una arqueología para el futuro. El autor sitúa al público frente a lo cotidiano para hacerle reflexionar sobre su propia condición. Las imágenes de ‘Línea de costa’, de Miguel Trillo, presentan un diálogo entre el territorio urbano y la presencia humana. En esta serie predominan los retratos de turistas jóvenes que deambulan o se entregan al ocio en los diferentes recintos y espacios del litoral palmesano. También destaca ‘Plage’, obra en la que Mélissa Epaminondi filma la vida cotidiana de una playa de Córcega en verano. La artista corsa consigue transmitir en sus vídeos una visión única en la que lo mirado y el que mira son los protagonistas.
Con esta exposición, Es Baluard quiere contribuir a una reformulación del turismo y a la revalorización de la tradición, la autenticidad y la historia más allá de su interés económico, para que turistas y habitantes puedan disfrutar de la verdadera esencia de cada ciudad.