Logo SPEND IN
Twitter Instagram Pinterest Facebook

 
 
 
PDF Version

art

David Hockney

La obra de David Hockney es un fiel reflejo del arte del último medio siglo, con todos sus interrogantes y sus grandezas. Taschen le dedica un espectacular libro en el que se compila prácticamente toda su trayectoria. Seis décadas en las que ha compuesto una obra de vibrantes colores y complejos significados.

David Hockney

"Asumo que la mejor obra todavía está por llegar” es una de las frases celebres que suelen asociarse con David Hockney (Bradford, 1937), posiblemente con Francis Bacon y Lucien Freud los tres pintores británicos mas influyentes del siglo XX. Artistas inclasificables que escaparon por su personalidad y creatividad al encasillamiento en un solo estilo, en una escuela o corriente estética. En el caso de Hockney, que es el más joven y el único que todavía sigue vivo, encontramos un artista que comenzó su carrera en el contexto político y socioeconómico de la recuperación que sucedió la traumática Segunda Guerra Mundial, del agotamiento del informalismo y la irrupción del pop, movimiento en el que, junto a Richard Hamilton o el mismo Warhol se le suele situar, pese a sus reticencias, como uno de sus principales precursores. Como se puede apreciar gracias al extraordinario libro, tanto por su tamaño “Sumo” y edición, como por el número de obras incluidas, que Taschen ha dedicado al pintor. A través de 680 páginas se puede revisar toda la producción artística que a lo largo de seis décadas ha realizado el pintor. Una obra coral mucho más complicada y rica que las tintas planas, los iconos de la sociedad de masas y la publicidad que definen el arte pop de sus inicios. Hockney cuyo éxito fue inmediato ha cultivado el grabado, la ilustración, el fotomontaje, la escenografía y todo tipo de expresiones artísticas que en conjunto reflejan sus inquietudes estéticas, sus referentes, con homenajes velados o manifiestos a grandes artistas como Picasso, Delauny, los “fauves”, Magritte o Matisse, y su universo personal, que se desgrana en retratos, paisajes y esos espacios, como las piscinas californianas o el “countryside” del Yorkshire inglés, que dejan constancia de los escenarios de su vida. Esa realidad la conjuga con una misteriosa carga poética, unas atmósferas narrativas que introducen presencias que sugieren, que invitan al espectador a entrar en la obra como un invitado activo. Composiciones en que, pese a una aparente frialdad y distancia, deja constancia de la complejidad de las relaciones humanas, el amor, la tensión de los amantes o la simple belleza que encierra un túnel de árboles o la terraza de un apartamento en Bel Air. Emoción e ironía que unidas a la viveza cromática de sus obras es la traducción expresiva de un universo creativo que ha generado algunas de las imágenes artísticas más reconocibles del último medio siglo, como su conocido Bigger Splash, A Bigger Grand Canyon o Mr. and Mrs. Clark and Percy. Clásicos de nuestro tiempo que son reflejo de los mil caminos del arte de nuestro tiempo, con toda su inexplicable confusión, con toda su maravillosa diversidad.