Logo SPEND IN
Twitter Instagram Pinterest Facebook

 
 
 
PDF Version

city guides - Hoteles / Resorts

Return
Masseria Moroseta - Ostuni
 

Masseria Moroseta - Ostuni

El verano mediterráneo se antoja blanco, rústico, plagado de referencias a nuestra tradición, a nuestra historia; a nuestro pasado y presente más auténtico. Cuando las costas se llenan de sombrillas y el calor llega a la sombra de los olivos, es hora de dejarse guiar hasta aquellos lugares dónde 'relax' sea la única palabra escrita en nuestra to-do-list. Parajes como el que nos espera en la Puglia, la región del tacón de la bota de la península italiana. Este destino, todavía fuera del circuito de turismo de masas en el que se ha convertido la costa mediterránea. Este rincón en los confines de Europa es guardado como un secreto por sus gentes, y venir a descubrirlo te convierte en un invitado de honor.
Hacer las maletas y bajar a conocer el tacón de Italia tiene recompensas. Su riqueza y diversidad que nos lleva por un viaje a través del tiempo, desde los megalitos y menhires prehistóricos, hasta las imponentes fortalezas de Otranto o Gallipoli, pasando por las inmensas iglesias barrocas como la Basílica de la Santa Croce en Lecce, sin olvidarnos de los Trulli de Alberobello, en el Valle de Itria, patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. La historia de esta tierra también se saborea; su gastronomía está plagada de recetas de pescadores, pizzas con ingredientes naturales y pastas con marisco que enamoran por su sencillez y frescura. Mención aparte al aceite de oliva, "el oro verde" de la Puglia. Bañada por el mar Adriático y el Jónico, la costa y el interior compiten en belleza. Los pueblos pesqueros contrastan con otros como Ostuni, el pueblo blanco. A escasos kilómetros, entre campos de olivos, se sitúa la Masseria Moroseta, una antigua granja tradicional reconvertida en alojamiento eco-friendly. Con vistas al pueblo y al mar, las seis habitaciones de esta masseria se integran en el paisaje mediterráneo. El arquitecto Andrew Trotter se surmegió en el corazón de la tradición apuliense para restaurar el conjunto según los procesos de construcción de la zona. El acabado final minimalista y sencillo, encaja a la perfección con su propósito eco-friendly. Las paredes de un metro de grosor aislan el interior del calor en verano, y del frío en invierno de manera natural. La energía se consigue a través de paneles solares, y para cultivar la huerta y cuidar la granja disponen de agua propia. El concepto de Moroseta es abrazar la dieta mediterránea-pugliense, no sólo en el aspecto culinario, sino como un estilo de vida basado en el disfrute, la comida, el trato con la gente, las tradiciones, el aire fresco y el sol. Aquello que no producen en la granja lo compran a los agricultores locales, para empezar el día con huevos camperos, tostadas con aceite de oliva casero y embutidos preparados durante el invierno. El horno de piedra de 200 años de antigüedad es el protagonista de las cenas, en cuyo interior se elaboran pescados recién sacados del mar, vegetales orgánicos y carnes de la zona.
En este oasis mediterráneo, el blanco es el color predominante, sólo alterado por la visión de los olivos, la madera, y los pequeños detalles de cerámica y lino que decoran los rincones de la masseria. Los dormitorios se extienden en torno al patio, tres a cada lado, con sus jardines privados y al frente se encuentran la sala de estar divididas por la escalera que sube a la terraza, desde donde se alcanza a ver el siempre omnipresente mar.
 
   
Return