Logo SPEND IN
Twitter Instagram Pinterest Facebook

 
 
 
PDF Version

people

Sergi Arola, uno de los chefs más conocido dentro y fuera de nuestra península, ha sentado su base en Portugal, concretamente en el Penha Longa Resort de Sintra. El cocinero pone su sello en dos espacios gastronómicos: Arola y LAB by Sergi Arola, premiado recientemente con una estrella Michelin.

Arola a la portuguesa

El viaje de Sergi Arola empezó en su adolescencia, en los fogones de su casa, para después seguir por la escuela de cocina, el restaurante propio, Top Chef, otros locales con su cocina de autor en Barcelona, Madrid, Abu Dhabi y Mumbai, y hace unos años, un nuevo destino: Portugal. El chef catalán porta en su mochila la experiencia de una vida dedicada a la gastronomía, al arte en la cocina, y de ella cuelgan dos estrellas Michelin, como dos medallas que premian y hacen destacar su trabajo. Su residencia en Portugal ha sido el Penha Longa Resort, un hotel premium situado en plena Sierra de Sintra, a escasos 30 kilómetros de Lisboa. Hace nueve años inauguró su primer restaurante en el hotel: Arola. De los siete restuarantes que se encuentran actualmente, Arola es quizá el que más ha evolucionado. El chef español llegó para ofrecer una versión creativa y contemporánea de la cocina postuguesa, mezclando tradición y herencia con su inimitable toque. "Me gusta sorprender, tanto en la forma como en el contenido, a aquel que quiera disfrutar de la cocina actual. En Arola quería lograr contrastes inesperados, sabores y texturas provocadores, que primero sorprendan y después hagan disfrutar al comensal".
Penha Longa Resort y Sergi han creado una unión que se ha prolongado hasta hoy, y que, además, ha dado frutos. Hablamos de LAB by Sergi Arola, el segundo espacio culinario que dirige en Penha Longa Resort, una progesión natural hacia la gastronomía de máximo nivel que vive su época dorada con la presencia del chef español. La idea de LAB era convertir las cenas a una experiencia innovadora, inspirada por la fusión de ingredientes frescos que se tranforman en sabores únicos capaces de despertar emociones a cada bocado. En un ambiente íntimo, con 22 comensales exclusivamente, la alta cocina fluye libre en forma de tres menús degustación y una carta con talante Atlántico.
LAB es una celebración del arte en todas sus facetas. El espacio que ocupa se abre a las montañas de la reserva natural que rodean al hotel. Un destino en sí mismo se prodía decir; el restaurante dedica sus paredes a las obras del artista español Juan Cardosa, a las que se suma una decoración sofisticada que cede el protagonismo a la impresionante bodega de cristal. "El arte y la cocina han sido una parte importante de este resort desde que la familia Real Portuguesa empezó a acudir a Penha Longa como su lugar de retiro veraniego en el siglo XVII", comenta David Martinez, el manager general. LAB ha recogido este tradicional lazo con el arte, pero con un giro de este tiempo. En sus cocinas la inventiva y la inspiración se unen a las técnicas de Arola y al buen hacer de su mano derecha, el chef Milton Anes, dando lugar a elaboraciones excitantes. En los menús se atisba el carácter de la cocina mediterránea que se ve influenciada por el Atlántico, la cultura portuguesa, y los productos locales. Carnes, pescados, y frutos se transforman en mousses, tapas, carpaccios, cremas... bocados exquisitos que nos recuerdan la brillantez del cocinero español. La bodega, reina de la sala, atesora más de 550 referencias de vinos de todo el mundo. En la colección hay un capítulo dedicado a los mejores Cognac's y Armagnac's que ponen la guinda de sabor a una experiencia culinaria del más alto nivel.
Sergi Arola se ha involucrado emocionalmente en cada detalle de este nuevo templo gastronómico en Portugal, que ha sido recientemente premiado con una Estrella Michelin.