Logo SPEND IN
Twitter Instagram Pinterest Facebook

 
 
 
PDF Version

people

Gennaro Formosa es hoy el responsable de la sastrería napolitana que su padre fundó hace más de 60 años. SARTORIA FORMOSA es sinónimo de elegancia, calidad y autenticidad en el vestir, pero también de una labor apasionada y leal a los valores tradicionales.

Gennaro Formosa

Nápoles, 1965. Mario Formosa decide abrir una sastrería donde poner a disposición del público su talento en forma de piezas cosidas a mano con un estilo propio y una calidad inestimable. Desde su tienda-taller en via Cavallerizza, calle colindante con la famosa via dei Mille donde compartían espacio las tiendas más elegantes de Nápoles, y una de las preferidos de la burguesía napolitana, el sastre napolitano conducía su aguja a través de las telas y patrones más exclusivos. Sus prendas llaman la atención aún Formosa presume de una capacidad especial para adaptarse al estilo de su cliente con un carisma que ahora se traslada al ready-to-wear ahora por su impecable corte, la precisión milimétrica de sus costuras y la elegancia de sus patrones. Gennaro Formosa, el hijo de Mario, nos abre las puertas de la sartoria que ha mantenido viva con la misma esencia y el orgullo justificado del apellido que comparten. La labor de Gennaro se ha centrado hasta ahora en desarrollar una nueva línea e innovar en el proceso. Como él mismo dice, “los tiempos cambian y las necesidades de los caballeros con ellos”. Gennaro está actualizando las colecciones para dar una respuesta adaptada a esas necesidades a través de una línea de prendas contemporáneas hechas a medida. El primer paso fue introducir la línea ready-to- wear, elaborada con el mismo mimo y cuidado que una prenda a medida, totalmente cosida a mano, que ha llegado a Estados Unidos de la mano de Nomanwalksalone by Greg Lellouche. Si tuviéramos que nombrar un hit de la casa, la prenda que simboliza su avance es el nuevo abrigo sport diseñado como “Doppio Uso” con la opción de cerrar el cuello si es necesario, que resulta ideal para el fin de semana por su toque exclusivo. El interior es el que lo diferencia de otros, porque el cliente puede elegir por encargo el forro entre algunas de las fabulosas sedas del archivo vintage de Calabrese 1924. Otro de los must de la Sartoria Formosa es el trench, en su opción reversible con cashmere o lana, o clásico, con los interiores de seda de Calabrese. A pesar de su empeño continuo por adaptar la sastrería moderna al siglo XXI, la tradición y el estilo siguen siendo los pilares que rigen en esta casa napolitana. La Sartoria Formosa es una garantía del buen vestir más clásico y elegante. Esto se traduce, como cuenta Gennaro, en posicionarse por encima de las modas, cultivando un estilo propio para adaptarlo siempre a la personalidad de su cliente. “Formosa ha logrado vestir a importantes hombres de Italia y del mundo, por su capacidad de adaptarse a su estilo con sencillez y carisma”. En su taller se confeccionan prendas de líneas estilizadas concebidas para ajustarse a cada cuerpo sin perder un ápice de comodidad. Un comfort que se complementa con los ricos tejidos de la mejor calidad que ofrece el mercado. Sobre esta base, los maestros artesanos de la casa napolitana plasman multitud de diseños a los que añaden su savoir faire. El proceso, como recalca el director, “es auténtico y leal a nuestros valores tradicionales: atención, cortesía y amabilidad. El tiempo en Sartoria Formosa se mide centímetro a centímetro, se alarga y se encoge, hay que esperar, probar y rehacer para que el traje resulte perfecto”. Desde hace 17 años Formosa amplió su showroom a Milán, donde los ecos de la sastrería tradicional resuenan con acento internacional.