Logo SPEND IN
Twitter Instagram Pinterest Facebook

 
 
 
PDF Version

decoration

Daniel Harrison

LA MADERA es el material más humano que existe, siempre hemos hecho nuestras casas y muebles de madera y aunque hoy en día haya muchos materiales para elegir al final siempre acabamos volviendo a ella. Porque nada es comparable a la calidez de un mueble realizado a mano por un buen ebanista.

Daniel Harrison

Arriesgándose un poco podría usarse la palabra mueble-joya para describir el mobiliario que diseña y crea con sus herramientas en su mesa de corte el ebanista británico Daniel Harrison desde su taller en Gales, pero quizá sean únicamente muebles preciosos u obras de arte en formato de silla, mesa o estantería. Sí que son obras intelectualizadas, ya que Harrison, becado por la QEST (Queen Elizabeth Scholarship Trust), se inspira para sus obras en otras piezas capitales de la historia del arte, como el precioso banco hecho en roble Serpentine, inspirado en varios versos del poema “Yew Trees” de William Wordsworth, o la impactante vitrina “On the points”, creada con distintos tipos de madera de nogal a partir de la obra del mismo nombre de 1928 del artista abstracto Vasili Kandinski, aunque se vea claramente la inspiración también en la obra de diseñadores posmodernos de mobiliario tan conocidos como Ettore Sottsass y su grupo Memphis.
En el negocio desde 2008 y ya establecido como Daniel Harrison Furniture, lo escultórico de la obra de Harrison le sitúa más cerca del artista que del artesano, aunque hoy en día la diferencia entre ambos conceptos ya sea tan tenue que no se pueda distinguir. Los muebles que hace con sus propias manos, apoyándose en la tradición ebanista, son muy personales, realizados todos ellos en maderas nobles, y van desde jarrones a sillas y desde mesas a estanterías de distintos tamaños y funcionalidad. Belleza y utilidad se dan la mano en los muebles de este artesano británico quien, como muchos otros en distintos rincones del planeta están mirando atrás, a la tradición, para buscar su futuro, que también es el de nuestros hogares.