Logo SPEND IN
Twitter Instagram Pinterest Facebook

 
 
 
PDF Version

gourmet & foodies

Bodegas Can Rich

Can Rich es el proyecto de una familia ligada al vino y a las tierras de Ibiza. Desde su primera vendimia en el año 2000, Bodegas Can Rich apuesta por la calidad y la agricultura ecológica para obtener los mejores caldos de un lugar tan especial en la isla como es Ses Salines.

Bodegas Can Rich

Ibiza no es muy conocida por sus vinos pero en su ADN hay una antigua tradición vitícola que se remonta a cuando los fenicios, griegos y romanos poblaron la isla. La familia Riera fundó hace 20 años Bodegas Can Rich, plantando primero 21 hectáreas de viñedos de variedades locales y foráneas, y 3000 olivos en torno al Parque Natural de Ses Salines. El proyecto familiar siempre ha defendido la calidad de los vinos a partir de cultivos ecológicos, como nos explican desde Can Rich: "desde el principio tuvimos claro que produciríamos respetando el medio ambiente; intentamos que nuestros vinos reflejen las particularidades de nuestra isla". La primera vendimia fue en el año 2000, y llegó al mercado en 2001 en forma de rosado y un vino tinto joven. En 2002 ya presentaron un Tinto Selección y un blanco, y a partir de entonces Bodegas Can Rich empezó a cobrar peso en las pitiusas gracias a un producto 100% autóctono y ecológico, que ha sido premiado por su calidad y su sabor. El clima de Ibiza es el que ha permitido a Bodegas Can Rich obtener vinos blancos muy frescos y afrutados y tintos complejos con una buena maduración.
La clave está en "buscar un redimiento bajo por planta para potenciar la calidad de la uva". La variedad local Malvasía junto a la uva Chardonnay componen sus blancos, y la local Monastrell se utiliza junto a la Merlot, tempranillo, Cabernet Sauvignon y Sirah para los tintos. La cercanía del mar les aporta además unas notas salinas presentes en todos los vinos. Can Rich también recoge los aromas de su tierra en otros productos como los aceites de oliva ecológicos, el vinagre balsámico, sales, y hierbas ibicencas y licores como el café Caleta. Su valor está en ese sabor característico, en la especialización y la recuperación de las tradiciones del pasado combinadas con las técnicas más modernas de fabricación, que Bodegas Can Rich ha sabido entender y convertir en su mayor fortaleza. Sus clientes locales han sabido apreciarlo y creen en un vino que recomiendan, y que triunfa a nivel internacional.