Logo SPEND IN
Twitter Instagram Pinterest Facebook

 
 
 
PDF Version

sports

Volvo Ocean Race 2017

Arranca en el puerto de Alicante una nueva edición de la regata VOLVO OCEAN RACE, la competición más larga y más extrema del deporte profesional. 24 HORAS, 9 MESES, 12 CIUDADES emblemáticas y 45.000 MILLAS náuticas alrededor del mundo en una lucha contra la naturaleza más brava que no admite errores. No hay premios en metálico para el ganador, únicamente la recompensa personal y el prestigio de lograr uno de los grandes desafíos del deporte profesional.

Volvo Ocean Race 2017

LISBOA sede del Boatyard
Desde hace tres años, Lisboa se ha convertido en la sede del Boatyard o astillero de la Volvo Ocean Race, un instalación permanente donde un equipo de expertos trabaja contra reloj en la construcción de barcos para preparar a la flota para cada nueva edición de la regata.
El Boatyard es un concepto singular que se introdujo en la edición 2014-15 para unificar en una misma instalación la remodelación, reparación y mantenimiento de todos los barcos participantes en la Volvo Ocean Race. Este concepto fue posible gracias a la introducción de los monotipos Volvo Ocean 65, unos barcos construidos con una planificación única de Farr Yacht Design que reducen costes para los participantes y que garantizan ecuanimidad en la competición. Con todos los barcos iguales, no hay ventajas y la responsabilidad es solo de los regatistas. La nueva clase Volvo Ocean 65 incorpora una serie de innovaciones que combinadas, le convierten en un barco que no solo navega rápido en el agua, sino que también es atractivo y capaz de soportar las condiciones más duras del planeta.
Gracias a la creación del Boatyard por primera vez, las instalaciones para el mantenimiento fueron compartidas, y se equiparon con todos los componentes y los conocimientos necesarios para permitir que todos los barcos volviesen a la competición después de cada etapa en perfectas condiciones. Además el Boatyard se abrió al público, con plataformas que permitían a los aficionados estar más cerca de la actividad en tierra que nunca y comprobar de primera mano el trabajo especializado que se hace en los 1.200 metros cuadrados de instalaciones; desde la reparación de las velas hasta el desmontaje de las jarcias, pasando por un minucioso chequeo de todas las partes del barco.
Cada barco que cruza la línea de salida de la Volvo Ocean Race es un reluciente ejemplo que combina arte, oficio y ciencia y que está entre la élite del diseño y construcción de los barcos de regata. El Boatyard proporciona una visión única de la naturaleza de estas auténticas máquinas de navegar.

ETAPA CERO
Unos meses antes de que arranque oficialmente la VOR que dará la vuelta al mundo en condiciones extremas durante los próximos 9 meses, se desarrolló la legendaria Etapa Cero, una prueba que no puntúa para el global de la Volvo Ocean Race pero que toma el pulso a los equipos y que sirve como primera toma de contacto de los siete VO65 en condiciones reales de competición antes de la salida de la vuelta al mundo a vela desde Alicante el 22 de octubre.
La prueba dio comienzo el pasado 2 de agosto y se prolongó durante cuatro etapas por separado: 2 de agosto: un intenso sprint de 50 millas alrededor de la isla de Wight; 6 de agosto: salida de la famosa Rolex Fastnet Race, que reúne a muchos de los mejores veleros del planeta en una regata costera de 608 millas que históricamente siempre ha ofrecido una buena dosis de peligro y ha llevado a muchos navegantes a los límites del estrés; 10 de agosto: regata entre Plymouth (Inglaterra) y Saint Malo (Francia). 125 millas; 13 de agosto: regata entre Saint Malo y Lisboa (Portugal). 770 millas.
En esta edición el equipo MAPFRE se alzó con la victoria en la general de la Etapa Cero después de que la cuarta y última etapa de la serie de la primera toma de contacto de los barcos de la próxima Volvo Ocean Race se acortara debido a la extrema debilidad del viento. "La Etapa Cero ha sido muy interesante, hemos entrenado mucho durante el invierno y creo que hemos visto que navegamos muy bien", afirmó el patrón del MAPFRE, Xabi Fernández.
De cara a la Volvo Ocean Race no hay puntos reales en juego en la Etapa Cero, que se introdujo como un medio para dar a los equipos un tiempo crucial en el agua en las condiciones reales de competición antes de que arranque la vuelta al mundo.

ALICANTE, hogar de la volvo ocean race
Alicante tiene un promedio de 3.000 horas de sol al año y, aunque octubre es uno de los meses más lluviosos en la ciudad, sigue siendo el escenario perfecto para convertirse en el centro neurálgico del universo náutico como puerto de salida de la vuelta al mundo. Es la cuarta vez consecutiva que Alicante asume esta importante misión y la segunda desde que la regata estableció de forma permanente su cuartel general en el puerto.
La salida del evento deportivo más largo, extremo e intenso del mundo es un gran aliciente para amantes del deporte de todos los lugares del planeta, que programan sus viajes hasta Alicante para explorar el Race Village, acercarse a los emblemáticos Volvo Ocean 65 y observar a los regatistas mientras ultiman todos los detalles antes de embarcarse en la gran batalla. En la pasada edición 2.4 millones de personas en total visitaron los distintos Race Villages para conocer la regata de primera mano convirtiéndose en un reclamo turístico de primer nivel para las ciudades que albergan la regata.
Recientemente se ha anunciado por parte de la organización de la VOR un cambio de ciclo que supondrá la celebración de la competición cada tres años en lugar de cada dos como hasta ahora. Alicante tiene garantizadas las próximas dos salidas que tendrán lugar en 2019 y 2021. El impacto que tiene este evento en la economía de la Comunidad Valenciana está estimado en más de 60 millones de euros por cada edición.
El Race Village de Alicante Puerto de Salida de la Vuelta al Mundo a Vela vivió su gran fiesta entre 11 y el 22 de octubre. Durante 12 días una variada programación de conciertos, animaciones, iniciación a la vela, entretenimiento para toda la familia y muchas más sorpresas estaban dispuestas para sorprender al público y demostrar la increíble capacidad de una ciudad abierta al mundo que se vuelca con este evento deportivo de gran magnitud. Esta es la cuarta ocasión en la que Alicante acoge la salida de la Volvo Ocean Race, pero nunca antes se habían podido dedicar más de 55.000 metros cuadrados al Race Village. Por su parte, la Generalitat Valenciana, a través de la Sociedad Proyectos Temáticos (SPTCV) instaló en el Race Village de Alicante el Pabellón Comunitat Valenciana; un área de más de 600 m2 concebida para ser un espacio abierto, participativo, de networking y de promoción de los sectores más representativos de la economía, como por ejemplo, el agroalimentario, el tejido industrial, la innovación, la cultura y el turismo de la región.