Logo SPEND IN
Twitter Instagram Pinterest Facebook

 
 
 
PDF Version

watches & jewellery

Pere Quera 1887

Si hay un lugar común que es verdadero es ese de que un diamante es para siempre, las joyas familiares pasan de padres a hijos desde hace siglos reparadas y modernizadas meticulosamente por joyeros. En Girona LA FAMILIA QUERA lleva más de un siglo haciéndolo con amor.

Pere Quera 1887

Cuando una empresa, de lo que sea, cumple 130 años de existencia ininterrumpida es que ofrece algún tipo de servicio o producto único o de alta calidad, y esto es lo que lleva ofreciendo Pere Quera 1887 en Girona y Figueres -y desde hace un año también en Alicante -, calidad y exclusividad reflejadas en las mejores marcas de joyas y relojes del mercado. La familia Quera ha sabido surtir a los habitantes de su ciudad de joyas y relojes de las marcas más importantes del mundo. En este sentido, la joyería es, desde hace muchos años, distribuidor oficial de la firma Patek Philippe, un privilegio solo concedido a unos pocos y escogidísimos profesionales. En sus boutiques también se encuentran marcas como Rolex, Cartier, Breguet, Omega, Breitling, Jaeger-LeCoutre, Panerai, IWC, Hublot… Durante las seis generaciones que lleva la familia Quera al mando del negocio han mantenido en todo momento la filosofía original de su fundador, apostando por la calidad, una atención cordial, el conocimiento del sector, la auto exigencia y, ante todo, la pasión por la profesión. La lista de firmas de joyas de primera línea que distribuye Pere Quera 1887 haría desmayar a la Marilyn Monroe de “Los caballeros las prefieren rubias”, Chopard, Bulgari, Chaumet, Pomellato o la propia personal de Pere Quera 1887 forman la más completa selección mundial de las joyas y relojes soñada por cualquier aficionado al lujo y la belleza. Por otro lado Pere Quera 1887 no es simplemente un lugar para comprar relojes y piezas de alta joyería, es mucho más que eso, dispone de un taller de joyería en el que además de reparar y restaurar piezas hay un centro de creación de joyas nuevas basadas en la tradición pero puesta al día con un toque moderno y vanguardista. Además la tienda principal tiene una sala de exposiciones donde también pueden hacerse celebrarse y presentaciones de todo tipo y unos salones privados en los que, sin prisas y tranquilo, uno puede entrar más a fondo en su búsqueda de la joya perfecta. Pedir al personal de Pere Quera 1887 que se quede dentro de sus tiendas viendo entrar a los clientes es algo que no va contra su filosofía, que es sacar las joyas a la calle haciendo de ellas algo cotidiano en nuestra vida y eso lo llevan a cabo mediante su amplísimo programa de eventos y patrocinios, entre los que en este último año se pueden destacar patrocinios en los mejores festivales de música de verano como Cap Roig y Peralada; navegación con un velero clásico de los años 30 de la mano de Panerai en la Costa Blanca y la Costa Brava, dos pruebas del Trofeos de Golf de Rolex en el PGA Golf de Catalunya y Las Colinas en Alicante; un entrenamiento ciclista para clientes de IWC con el actual campeón del mundo de Ironman y oro olímpico Jan Frodeno o varios viajes a Suiza para ver las principales manufacturas de relojería. Este tipo de cosas son las que se realizan cuando uno está enamorado de su trabajo, en caso contrario, sin ese amor a lo bien hecho, seguro que la joyería llevaría cerrada décadas. Pero se mantiene abierta, joven a sus 130 años y con ganas seguir trabajando, sin que baje ni un milímetro ni la calidad de su servicio ni la de las marcas de joyas y relojes que comercializan desde Girona para el mundo.